La usura consiste en el cobro de intereses demasiado elevados en un préstamo o en cualquier otra operación equivalente a un préstamo de monetario.

En el ámbito jurídico y legal, la usura se refiere al precio desorbitado del préstamo y a sus intereses excesivos.

El término “interés usurario” se aplica a los intereses remuneratorios, siendo estos el precio que hay que pagar en retorno por recibir dinero a préstamo.

En esta web, hablamos de intereses usurarios. Relacionados son los intereses abusivos, que utilizados de forma parecida de manera coloquial se refieren a un concepto diferente: el término interés abusivo es aplpicado a los intereses de demora o moratorios, que es la indemnización que paga el deudor al acreedor por el impago de una deuda en su plazo de tiempo acordado.

La ley de Usura.

La Usura está regulada en la Ley de represión de la usura de 23 de julio de 1908, también conocida como Ley Azcárate. Una Ley que a pesar de su antigüedad, está en plena actualidad en nuestros días.

La ley Azcárate de la usura no establece un límite claro y delimitado que determine cuándo un interés es o no usurario. No se puede decir que a partir de un 20% sea usurario. Son los Tribunales de justicia quienes se vienen pronunciando sobre el ámbito de aplicación de la Ley de la Usura:

Según el texto de la Ley de la Usura:

Será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso o en condiciones tales que resulte aquél leonino, habiendo motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales.

Artículo 1 de la Ley de la Usura

Así que para entender si existe usura en las condiciones de algún préstamos debemos tener claros los conceptos que se mencionan en la ley de la usura.

¿Qué es el interés de un préstamo?

El interés de un préstamo es el precio que hay que pagar de más por el dinero que recibimos en préstamo por el prestamista, normalmente un banco, tarjeta de crédito u otras entidades financieras. Es decir, resumiendo, es el precio del dinero prestado y es denominado interés remuneratorio.

Las entidades prestamistas basan su modelo de negocio en el retorno del préstamo con un interés añadido para así obtener un beneficio.

No post found!

4 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *